Centro de Psicología y Educación Maiez

    603 394 251

Centro Psicología Maiez Barakaldo

¿Qué hay detrás de la etapa de la adolescencia?

La adolescencia es una etapa de cambios tanto físicos como psíquicos importantes. Es el momento en el que el joven o adolescente comienza a construir su identidad y a preguntarse ¿quién soy?


Además, todo adolescente tiene que romper normas, es parte de su crecimiento, de su separación del mundo de sus padres. Por lo tanto, el niño va creciendo y va llegando a la adolescencia en la que, por etapas evolutivas, tiene que empezar a discutir con sus padres acerca de nuevas normas, permisos y costumbres. Es decir, es un periodo de la vida en la que se inician nuevas relaciones con los padres, y también con el exterior, se produce una ruptura con el mundo infantil.


Esta etapa es complicada tanto para el adolescente como para quienes le rodean. Esta dificultad existe ya que los adultos que están alrededor del adolescente deben intentar que sus hijos/as, aunque no se sientan completamente comprendidos, no se sientan rechazados.


Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que no todos los adolescentes viven los cambios en esta etapa de la misma manera, depende del entorno de cada uno, de las experiencias personales vividas y de las características personales de cada joven. Los adolescentes que no consiguen que esta etapa sea llevadera experimentan grandes dificultades, y es importante darse cuenta que el joven con problemas no está aislado, se encuentra en un entorno que debe reaccionar para evitar que se produzcan más problemas en un futuro y no sepa disfrutar de este ciclo vital.


No obstante, es importante recordar que no hace falta que se diagnostique alguna enfermedad mental para acudir a terapia, sino basta con que se identifique en el adolescente alguna situación problemática como depresión, abatimiento, pasotismo, indiferencia, consumo de drogas, negación del problema…Detrás de todos estos problemas existe una búsqueda de independencia que entra en conflicto con las normas que los padres les imponen, y ellos se rebelan.


Por todo esto, es importante que los padres miremos hacia atrás en el pasado y recordemos los problemas o fallos que cometimos cuando éramos adolescentes, para entender mejor el conflicto interno que viven los jóvenes. Aparte de recordar nuestra adolescencia, hay que mantener la calma, aprender a no ponerse a la altura de los adolescentes en las discusiones y tener claro que no van a perder a su hijo si son capaces de superar esta etapa con serenidad y aceptando los cambios que sus hijos/as van sufriendo.


La terapia con adolescentes suele funcionar muy bien, ya que en la mayoría de los casos colaboran, se sienten por fin escuchados y comprendidos, y sobre todo intentamos sacar el foco fuera para que no se sientan culpables y responsables del problema. De la misma manera, las orientaciones son bien recibidas por los padres puesto que encuentran en el terapeuta un apoyo para poder seguir adelante y entender esta etapa tan complicada. El adolescente en terapia será capaz, por sí mismo, de intentar nuevas soluciones a sus problemas.


En la adolescencia hay que ser un poco rebelde para que no se produzca una adolescencia tardía con más problemas y dificultades en el futuro.


La adolescencia es el momento para vivir y experimentar la vida antes de la monotonía de los adultos