Centro de Psicología y Educación Maiez

    603 394 251

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo/a a autocontrolarse?

Hoy vamos a hablar del AUTOCONTROL, haciendo referencia al taller que se ha llevado a cabo estos días en nuestro centro. He de decir que ha sido un gran éxito.

¿Qué haces cuando tu hijo/a pierde el control? ¿Cómo puedes ayudarle? A continuación, hablaremos del autocontrol y aportaremos técnicas para que tu hijo/a sea capaz de controlarse.

 

El autocontrol es la capacidad que poseemos para no perder el control en situaciones de malestar, conflictos personales o tensión. Es decir, la habilidad para regular nuestras acciones.

Es común que los niños y niñas actúen por impulsos, mostrando dificultades para controlar los mismos, sin reflexionar y sin comprender las posibles consecuencias de sus actos. Es importante enseñarles a manejar su control ante diferentes situaciones y, a saber regular y gestionar sus emociones más negativas.

 

Existen dos formas de perder el control:

-Inhibida: Cuando ante un conflicto o una situación de tensión o malestar nos bloqueamos de tal forma que no somos capaces de expresar cómo nos sentimos. Nos encerramos en nosotros mismos y no conseguimos resolver la situación. Este modo de perder el control afecta a nuestra autoestima por no poder resolver el conflicto y por no defender nuestros derechos.

-Explosiva: Cuando ante un conflicto nos alteramos y respondemos con violencia tanto verbal como física en ocasiones.

 

Ahora, toca ponerse manos a la obra y aplicar técnicas que ayudaran a tu hija/o a autocontrolarse y regular mejor sus emociones.

Hay muchas técnicas destinadas a generar autocontrol, vamos a exponer aquellas que creemos que son sencillas de aplicar tanto para vosotros, los padres, y para los niños y niñas.

 

En primer lugar, tenemos la técnica del semáforo que es asociar los colores del semáforo con las emociones y la conducta.

-Rojo: PARARSE. Cuando no podemos controlar una emoción empezamos a sentir mucha rabia, nos ponemos nerviosos…en estos momentos tenemos que pararnos como cuando un coche se encuentra con la luz roja del semáforo.

-Amarillo: PENSAR. Después de detenerse es el momento de pensar y darse cuenta del problema, y pensar que soluciones podría aplicar para conseguir sentirnos mejor.

-Verde: ACTUAR Y SOLUCIONARLO. Tenemos que tomarnos tiempo para pensar en diferentes soluciones al conflicto o problema. Es la hora de elegir la mejor solución.

 

Para aplicar esta técnica con los niños/as se puede realizar un mural con un semáforo e indicarle cada paso a seguir. Pueden pintar los colores y crear ellos el mural.

 

En segundo lugar, está la técnica de la tortuga. Consiste en la lectura del cuento de la tortuga y después simular que los niños tienen un caparazón en el que se ocultan para pensar mejor los problemas, relajarse y dar soluciones sin enfadarse y de manera más tranquila. Se puede ensayar con ellos, cada vez que diga tortuga hacer la postura de ésta, esconder la cabeza, respirar y contar hasta 10, mientras pensamos en soluciones para nuestro problema. También podéis realizar una máscara de tortuga y un caparazón. Es una técnica muy sencilla y muy divertida para los niños y niñas.

 

En tercer lugar, tenemos la técnica del bote de la calma. Es una herramienta fantástica para ayudar a relajar a tu hijo/a. Es un bote con agua, purpurina y otros elementos que tiene como objetivo ayudar al niña/o a manejar sus emociones. Cuando el niño la agita, observa cómo la purpurina se mueve de forma descontrolada, como sus emociones cuando se enfada o se siente frustrado. En ese momento, podéis decirle que recuerde cuándo se siente así, como esa purpurina que se agita con fuerza. Cuando la purpurina comienza a caer lentamente al fondo, el nerviosismo pasa y el niño consigue relajarse.

¡Nos encanta!

 

Espero que os haya gustado y que os haya servido para esos momentos de descontrol de vuestros hijos e hijas. ¡Ánimo!