Centro de Psicología y Educación Maiez

    603 394 251

Centro Psicología Maiez Barakaldo

¿Cómo puede ayudar la terapia de pareja?

El fallo en la comunicación, la falta de aceptación de las peculiaridades del otro, la rutina y la falta de sexo son los problemas más comunes entre las parejas. Todos estos conflictos llevan a discusiones que hacen que la pareja dependa de un hilo. 


Aquí es donde la relación empieza a deteriorarse y se cree que no hay salida. En estos casos es donde hacer una terapia de pareja puede ayudar. Eso sí, siempre es mejor que no se espere tanto para acudir a consulta, puesto que la relación llegue muy deteriorada no ayuda a la hora de realizar un buen proceso. Esto no quiere decir que no sea posible realizar una terapia y encontrar soluciones. 


Las discusiones son el motivo más común por el que una pareja decide ir a terapia, para salvar su relación o para, al menos intentarlo. Pero, como hemos dicho anteriormente, estas discusiones son el síntoma más llamativo del problema, lo que hay que explorar es el verdadero conflicto que hay detrás sin resolver.


Una terapia de pareja se realiza bien para recuperar la relación e intentar ayudar a la pareja a resolver sus problemas de otra manera más sana y positiva, o bien para tener una ruptura menos conflictiva y dolorosa posible. El objetivo principal es que la pareja se comunique y resuelva sus dificultades para sentirse mejor consigo mismo y con el otro. 


La terapia de pareja es cosa de dos y normalmente es una parte la que da la voz de alarma de que algo no está funcionando, y el otro tiene que estar dispuesto a colaborar. En ocasiones, hay una parte de la pareja que no quiere participar en este proceso, de ser así se podría hacer un trabajo individual enfocado en la pareja y en obtener cambios en la persona que participa en la terapia.

 

Sin embargo, trabajar sólo con una parte nos deja sin conocer muchas cosas de la otra y no se pueden obtener cambios en la otra parte. Es necesario que cada uno haga cambios en su comportamiento por eso también se realizan sesiones individuales con cada miembro de la pareja.


Lo primero que se hace es encontrar el verdadero problema, ya que como hemos dicho antes en la mayoría de los casos vienen a consulta porque discuten mucho, pero detrás hay conflictos sin resolver. Se debe encontrar el problema real por el cual la relación no funciona. Muchas veces lo importante pare llegar a soluciones es empatizar con el otro, escucharle, saber qué le ocurre e intentar entenderlo.

 

Lo principal en terapia es enseñar a: saber escuchar; ponerse en el lugar del otro; aprender a tener una comunicación más asertiva, es decir, expresar lo que sentimos o nos molesta sin hacer daño a la otra persona; aprender a discutir; atender y cuidar la relación de pareja y volver a ilusionarse. Esto es, aprender a plantear los conflictos de forma que se llegue a soluciones y acuerdos, y no a discusiones inútiles, que no llevan a ningún lado.


En definitiva, la terapia de pareja nos ayudará a conocernos individualmente y como pareja, y nos enseñará a ser mejor pareja en esta y en relaciones futuras. Es un recurso al que las parejas pueden recurrir para recuperar lo que han perdido como pareja y crecer en la relación, o bien para aceptar y afrontar que la relación ha terminado sin pensar que se ha fracasado, ya que en ocasiones la ruptura es la mejor de las soluciones.


Una pareja feliz no es aquella que no discute ni tiene problemas, sino aquella que saber resolver, gestionar y enfrentar sus conflictos y dificultades.


Una pareja imperfecta tiene una relación perfecta cuando los dos aprenden a disfrutar de sus diferencias.